Llega lo nuevo de Nike cono su React Infinity Run, que te mantiene corriendo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Imagina un mundo donde cada corredor se vuelve más rápido. Bastante emocionante. Pero también un gran desafío, dado el supuesto obstáculo de las lesiones. ¿Pero los traumatismos son realmente inevitables? Esta pregunta estimuló a Nike a centrar sus esfuerzos en el potencial de reducir el riesgo de los corredores y su nueva zapatilla para correr, la Nike React Infinity Run, es un paso hacia ese objetivo.

Cuando Nike presentó la Zoom Vaporfly 4% en 2017, los corredores celebraron: la zapatilla fue hecha para romper límites, privilegiando la economía de carrera. El mismo año debutó Nike React, una espuma patentada que ofrece amortiguación y retorno de energía que cambió las reglas del juego. Al correr, la tecnología respondió a un deseo casi imposible: una sensación suave, resistente, liviana y duradera.

La Nike React Infinity Run abarca las mejores cualidades de esas dos tecnologías. Una combinación ajustada de eficiencia biomecánica y amortiguación para un calzado innovador, que ofrece una solución más democrática a la estabilidad y un avance de los diseños tradicionales de control de movimiento.

La Infinity Run proporciona una plataforma suave y receptiva y la entrega con una entresuela ensanchada. Similar a la geometría de la 4%, la Infinity tiene un fondo en forma de eje de balancín que produce una transición más fluida desde el talón hasta la punta del pie.

Esta combinación inspirada tiene un impacto instantáneo en un corredor. Basta ponerse la zapatilla para sentir el estable y enérgico resorte en la espuma React. La geometría basculante de la Infinity fomenta una ligera inclinación hacia adelante, lo que crea una sensación natural de propulsión. La plataforma más ancha y la espuma de soporte que la acompaña proporcionan una sensación tranquilizadora: el zapato guía suavemente el pie en una línea suave y recta, lo que reduce la oscilación y el movimiento de lado a lado.

Estos atributos hacen que la Nike React Infinity Run sea ideal para el tipo de carreras que no cae en el silo de intervalo o tempo. Este zapato combina mejor con los días de carrera base, esos esfuerzos moderados y de kilometraje medio. 

De hecho, un estudio externo de la British Columbia Sports Medicine Research Foundation (BCSMRF) en 226 corredores que utilizaron Nike React Infinity Run y ​​Nike Structure 22, un zapato tradicional de control de movimiento, mostró que aquellos con Nike React Infinity tenían un 52% menor índice de lesiones que con el zapato de control de movimiento, con usuarios que confirman que sintieron menos dolor en las rodillas y los pies.

Los corredores experimentados saben que para un rendimiento óptimo y la prevención de lesiones es crucial variar los tipos de carreras que se realizan. Lo mismo ocurre con los zapatos que usas. El conjunto de zapatillas para correr de Nike se adapta a la variedad de entrenamientos que ayudan a obtener resultados óptimos, y con la Infinity ese conjunto ahora tiene un nuevo elemento básico clave.

Por qué importa la formación variable

Así como mezclar los movimientos y la intensidad en el entrenamiento creará un atleta más en forma y más completo, realizar una variedad de tipos de entrenamientos aumentará la velocidad, la fuerza y ​​la resistencia, al tiempo que ayudará a prevenir el tipo de lesiones por uso excesivo, algo muy común para los corredores. Los campeones más exitosos del deporte (como Eliud Kipchoge)  son conocidos por incorporar una variedad de entrenamientos para correr (y los tipos correspondientes de zapatillas para esto), para así mantenerse en forma y más saludables. Aquí, un glosario de algunas de las variables más comunes y cómo incorporarlas en su propia capacitación.

Largo recorrido

Como su nombre lo indica, estos entrenamientos son el mayor kilometraje de un corredor y, generalmente, la velocidad es más lenta, y están destinados a desarrollar resistencia muscular (junto con fortaleza mental).

Frecuencia: típicamente, una vez a la semana.

Base Run

Rango medio en kilometraje y realizado a un ritmo cómodo. Estos esfuerzos son la mayor parte del kilometraje de un corredor.

Frecuencia: dos o tres veces por semana.

Intervalos de cambios de velocidad

Alta intensidad con un período de recuperación. Estas ráfagas cortas aumentan la velocidad y la resistencia. Los intervalos se realizan comúnmente en una pista para marcar en distancias precisas, mientras que los cambios de velocidad a menudo se empalman en carreras base.

Frecuencia: una o dos veces por semana.

Tempo Run

Estas sesiones más rápidas y de media distancia empujan a un corredor a una velocidad desafiante. Por ejemplo, un 85% del esfuerzo máximo para ayudar a desarrollar la fuerza y ​​la resistencia para correr rápido durante períodos más largos.

Frecuencia: una o dos veces por semana.

Carrera de recuperación

Típicamente realizadas después de una carrera agotadora de músculos, contrarreloj o entrenamiento duro, estas carreras son cortas en distancia, fáciles en intensidad y tienen la intención de darle al cuerpo la oportunidad de recuperarse mientras continúa registrando millas.

Frecuencia: según sea necesario.