Race Report 50k de Pucón Trail Run 2020 por Diego Flores

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Pucón Ultra Trail Run.. una carrera al sur de Chile. Me encanta Pucón, vez que puedo, intento ir y recorrer sus alrededores, hermosos parques nacionales, saltos de agua, bosques de un verde único y su imponente volcán Villarica, pero nada de ésto hacía presagiar lo que sería esta carrera.

En esta oportunidad, fue mi primera vez en el evento y decidí aventurarme por los 50k.

Todo comenzó el día anterior, donde primó la entrega de números y las distintas charlas técnicas para cada distancia. Me quedé a oír la que me correspondía, donde se entregó información bastante valiosa y precisa, aclarando varias dudas de mis compañeros de ruta. Lo que más llamaba la atención era la poca cantidad de puntos de abastecimiento en ruta, 3 para 50km, ubicados en los kms 19, 23 y 39 respectivamente. Sin embargo resultaron ser bastante contundentes y salvadores, pero de esto ya hablaremos más adelante.

Día domingo, 4:30 AM suena la alarma. No estaba nervioso, cosa rara, pero sí algo ansioso por recorrer esos parajes y disfrutar lo más posible, esa era mi consigna desde un inicio.

Nos despertamos en la casa, donde compartimos el spot con Jorge Vera (a la postre, ganador), Mario Ortega (3ro General), Mauricio León, Karina Amado y Valentina Vargas (ambas en 21k). Nos tomamos don desayuno asesorados por Nutri Karina, que cual mamá gallina cuida de sus polluelos, se ocupó de que introdujeramos todo lo necesario para la carrera a nuestro organismo. Nos fuimos en patota hasta el Hotel Pucón, punto de reunión de donde partirían los buses hacia la largada de los 50K (que es carrera de punto A a punto B), ubicada en el sector de los nevados, como yendo hacia Caburgua. Llegamos a ese lugar los combatientes tipo 6:40AM, donde los nervios hicieron de las suyas, provocando que gran parte fuéramos al “baño” en medio del bosque. Un momento único de conexión con la naturaleza. Pasado este impass, dimos comienzo a la largada a las 7:00AM. Nosotros, unas personas de la organización y un par de conos con alfombra para el Chip.

La carrera inicia a unos 600mts con una gran subida por un camino ancho de ripio hasta el km 3 aprox, donde se interna en zona boscosa, por ahí hay algunas raíces que pueden hacer de las suyas si no se está atendo donde se pisa. Sigue la subida hasta que en el km 8-9 comienza la zona alta sin vegetación en las faldas del volcán (el 85% de la carrera es en esta altura, preparen bloqueador). Como varios sabrán, en esta altura y en las faldas del volcán el terreno aparte de ser expuesto está conformado por un ripio grueso, similar al de la playa de Pucón, que a ratos se vuelve fina como arena de mar, lo que torna más pesado el paso (sin contar las que entran en la zapatilla. Polainas recomendadas).

Se continúa el ascenso hasta aproximadamente el km 12 a unos 1500mts, donde comienza una bajada pronunciada en un ambiente hermoso, rodeado de montañas y volcanes a lo lejos, por arenilla hasta llegar a unos 1350mts cerca del km 14, se vuelve a subir unos 100mts, que pasan casi desapercibidos hasta el km 17, donde aparece doña bajada desde 1450 a 1150mts hasta el km 19, donde sí, exactamente, se encuentra el primer PAS. Anterior al PAS cabe destacar que existen pequeñas vertientes a ratos con un agua maravillosa y pura que sirve para recargar botellas o beber directamente con tu vasito plegable. Si no fuese por los coliguachos y tábanos que merodeaban mi cabeza, me hubiese quedado mucho más rato junto a los arroyos.

Llegamos al primer PAS, (para quienes conocen es justo en el estacionamiento donde comienza el trekking al glaciar en el parque villarica, como por detrás del volcán) y vaya que agradables sujetos en ese lugar!, dando ánimo, ayudando con júbilo a quién llegase y ayudando a mentalizar la ruta que seguía. Pero no todo era alegría, ya que justito después de ésto, venía un subida de aprox 2km con 300mts d+, que vaya que se siente!, pero es por un sendero boscoso, fresco, bonito y amable. Luego se avanza un poco más hasta el km 23 y está el siguiente PAS. Aquí hay que recargar de todo y prepararse, porque no habrá nada verde hasta aproximadamente el km 31, es una zona rica en escoriales, harta piedra pumita (pómez) y, en este caso, un sol directo que ameritaba bloqueador, lentes, gorro o lo que fuera que evitara un inminente calcinamiento. Hablando de altimetría, aquí no hay mucha.

Son sutiles sube y baja que con un buen entrenamiento de estabilidad de tobillo, fortaleza mental y piernas que aguantes cambios de ritmo, se podría llegar a trotar en un ritmo bastante aceptable. En este recorrido también hay arroyos, pero se nota que llevan harto más mineral. Particularmente bebí de algunos, no me morí, pero sí dejaba la boca con un sabor a clavo importante. Aquí ya se empieza a descender unos 200mts por zonas boscosas, en su mayoría de Araucarias, muchas de ellas bebés que saludan y dan arañazos en las piernas, pero hermosas. Cerca del km 37 hay una lengua del volcán bien grande sin sombra y arenosa, donde se corre en una sutil pendiente positiva hasta alcanzar el km 39, exactamente, el último PAS, donde reciben con campanas y vítores, sombra, mucha fruta, una sandía y melón exquisitos, bebida, agua, isotónica, básicamente lo que quieras. También aquí es un punto común con las personas que vienen desde la travesía, del día anterior. Desde este punto ya solo queda la última patita, según el track eran entre 47 y 48km.. o sea que estirando el chicle, sus 10km. Papita pal loro! o no?

Hay una subida de unos 200mts hasta el km 40 y luego una bajada de unos 100mts hasta el km 41. Esa es la última vez que se ve bosque. Volvemos al terreno hostil del volcán, seguimos rodeando por la falda aumentando desde los 1350 a los 1550mts aprox, se llega a una meseta en el km 43.5 y luego comienza el último descenso de los 1550 a los 1400 mts desde el km 44 al 46. Ya se alcanza a ver los andariveles, la línea de meta está en el horizonte, en el centro de ski de Pucón, pero alto! queda la última subida, que posiciona perfectamente para llegar en bajada y corriendo a la foto finisher, donde recibe la organización con su base camp, comida, medalla y masajes. Para esta versión el tiempo máximo se fijó en 11 horas, es decir a las 18:00hrs.

En resumen, una carrera dura, con un alto nivel técnico, hermosa en sus paisajes y destinada a aquel trailero con experiencia y buena cabeza. No olvidar usar bloqueador, prevenir caídas, conocer los límites propios y llevar raciones de comida ad hok.

Agradecer a la organización, la buena disposición, cumplimiento con lo esperado en los PAS y por el buen marcaje. Sin duda me llevo una linda experiencia a mi hogar. Gracias!