Sabes lo que es el “Barefoot Running”? Acá te lo contamos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

¿Qué es? ¿Para qué sirve?

El “Barefoot Running”, básicamente se refiere al concepto de “correr descalzo”, el buscar los cimientos de antaño de la naturaleza humana e inmiscuirse en la autoconsciencia de nuestro cuerpo, las sensaciones que los terrenos nos ofrecen y cómo esto modifica la pisada, la postura y finalmente la forma en que nos movemos y adaptamos en armonía al medio.

Que dice la ciencia al respecto

Los estudios de laboratorio, para marcha y trote, indican que mientras menos drop (diferencia de altura entre talón y punta del pie), menor será el tiempo de contacto del pie con el piso, a la vez que se modifica la biomecánica quitando el apoyo del talón. También se modifica el largo de zancada; a menor largo de zancada, menor impacto. Vemos que todo lo anterior genera menor daño en las estructuras A LARGO PLAZO.

Un menor tiempo de contacto con el piso quiere decir que pasamos más tiempo en el aire, en el desplazamiento a la misma velocidad, por lo que hay menor gasto total de energía y nos volvemos más eficientes siguiendo la inercia del movimiento.

Mi experiencia en el barefoot running

Ahora en la práctica. Me sometí una semana a vivir con prácticamente un calcetín con suela. Los resultados? Es increíble como el pie comienza a sentir la superficie, sea cerámica, cemento, tierra, los miles de receptores del pie llevan la información por el sistema nervioso generando cambios posicionales del cuerpo para adaptarse a los terrenos, los dedos adquieren la movilidad que pierden dentro de los zapatos y los mecanismos de corrección postural comienzan a activarse.

Al segundo día ya noté un cambio sutil. Sentía cada vez menos el impacto del talón con el piso en cada paso. El primer día ese impacto lo sentía prácticamente subiendo hasta el cerebro, pero ya cada vez menos, es decir que estaba apoyando más el medio pie para avanzar, siguiendo la inercia. Hasta aquí todo bien.

Ahora en trote. Fatigué la musculatura a 19km/hr en trotadora por dos minutos. Grabé en cámara lenta los últimos 20 segundos y noté lo siguiente: prácticamente no había apoyo de talón, los mecanismos de control evitaban que la zancada fuera muy larga y me adapté al ritmo, la cadencia aumentó y el movimiento fue más eficiente.

Y el impacto? Este punto vendría siendo el más controversial, ya que los encargados naturales de disipar el impacto son nuestros tejidos blandos (tendones, ligamentos, músculos), los cuales llevan años apagados en esa función y son tendientes a sobrecargarse y lesionarse.

esquema músculos intrínsecos del pie

Conclusión del Barefoot Running

Es una excelente forma de comunicarnos con el cuerpo, pisar adecuadamente en cada terreno y aprovechar la biomecánica implícita en cada sistema para ser eficientes, sin embargo esto es un proceso. Llevamos años bloqueando nuestros receptores del pie con elementos externos, que volver a lo natural requiere adaptación, partir caminando descalzo en casa sintiendo diferentes terrenos, trotar suave, etc. Para que con el transcurso de quizá años poder llevar una vida barefoot ligada a nuestras raíces y normalidad del movimiento humano.