Usaín, ¡No somos dignos de que entres a Chile pero un vídeo tuyo bastará para sanarme!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Nunca pensé escribir esto, son las 00:16 de un 2 de Abril, y ese título algo relogioso e irónico no habla más de la tremenda frustración y rabia que sentí en la estadía de Usaín Bolt en Chile. Mi idea no es ser ni amargado, ni amarillista, pero no puedo no comentar lo sucedido.

La Leyenda…

Usaín Bolt, 11 títulos mundiales, 8 olímpicos, Récord en 100m y 200m planos y en relevos 4×100.
Apodado como el El Rayo, llego el pasado fin de semana, a nuestro País, traído por la marca que desde siempre lo ha acompañado, Puma. Con apariciones en el Lollapalooza, con una actitud algo aburrida (o es lo que ví xd)

Estaba pactado para el pasado Lunes 1 de Abril, un entrenamiento, junto a fans que al comprar la nueva zapatilla de esta marca, accedian a concursar y estar en el evento, la expectación era tremenda, tenía interiormente una corazonada, que sea un tremendo evento, nunca en la vida desde que cree Rincón Runner, me hacía imaginar lo que iba a vivir y al ídolo planetario que me permitía conocer.

Fotografía de Karina Amado

El evento con Usaín Bolt

Ya en el evento, con retraso de mas de 1hora, aparece la leyenda, el Rayo Humano, evento en donde ví mas rostros de redes y televisión que gente del ambiente atlético. Evento en donde vimos a Usaín realizar una actividad de Body Combat, o similar ( en verdad ni conozco el género pero ni me interesa profundizar en el nombre de la actividad). Luego de los minutos que pasaban, estaba mi sensación de ya, se viene el entreno de running, algunos sprint, o una micro micro charla, y seguía sudando el pobre Usaín, junto a gente hiper excitada y muy buena para gritar apegada el micrófono.

Perdón, Usaín…

Ya a punto de terminar el evento, decidí retirarme ya alejado de la masa motivada (sí, no lo negaré) pero por dentro estaba con una desazón, una decepción, en donde imaginaba una y mil ideas en cómo se pudo haber aprovechado su historia, su relato, su capacidad que a pesar que está retirado la mantiene aún a tremendo nivel.

Nunca suelo escribir artículos así, tan “amargados” o negativos, porque me considero alguien motivador que prenda a la gente que la anime a seguir entrenando, pero con este DESPERDICIO de tremendo atleta, que es actualmente el mejor en su disciplina, verlo con una botella en cada mano, a ritmo de música electrónica cual estilo de clase de gym, cualquiera.
Para uno que es amante de él, su historia y del atletismo, mas que rabia, ira o enojo, da pena que desperdicien un tremendo ex atleta en donde se pudo aprovechar de tantas formas, con jóvenes atletas, en una pista atlética, o una clínica con corredores o gente mas del medio más del ambiente, no tanta luz, stories, likes e influencers, que poco y nada tienen que ver con el deporte.

Perdón Usaín, pero este país poco deportista, te falló.
El marketing deportivo descarriado y desviado por likes sin sentido, te despilfarro, no te aprovechamos y hoy ya no estás con nosotros, mejor me voy a ver tus vídeos en YouTube, y a esperar que te aprovechen en otra latitud, que acá no supimos valorarte ni nutrirnos de tí!

Nunca leerás esto, Usaín, pero sé que cada seguidor que llegó hasta estas líneas es porque de alguna u otra forma, imagino que me entenderá… si me encuentra negativo bueno, les pido las disculpas, pero por sobre todo me invade la pena…